lunes, 7 de marzo de 2016

Toda historia es una historia de amor

Y reto a quien quiera enfrentarse a mí. Todas las buenas historias son una historia de amor. Todas. Sin excepción. No siempre el amor es entre un hombre y una mujer, a veces es entre un personaje y su obra o entre relaciones mas extrañas. A veces es una historia de odio.... pero ¿no es el odio una forma extrema y retorcida del amor?
Hace muchos años que escuche decir por primer vez el título de este post inicial ("Toda historia es una historia de amor"). Y no puedo por menos de suscribirlo. Tal vez porque una parte de mi, esa parte romanticona que a veces me puede, desea que eso sea cierto. Porque en esta época donde parece que el amor está dan devaluado, o donde se le dá una apariencia mas cursi como queriendo degradarlo, es cuando más falta hace.
No tenemos mas que mirar en derredor nuestro. Si paseamos por la calle cualquier tarde, pronto podremos ver como el amor está presente a nuestro alrededor: en las parejas que caminan cogidas de las manos, jóvenes o viejas.
No damos a este amor la importancia que merece.
Por eso mi primer libro es novela romántica. Porque lo merece.